Helechos para el interior de tu casa

Dentro de las plantas ornamentales, encontramos una serie de ejemplares muy populares dentro de las viviendas: los helechos. Se podría decir que estas plantas vivaces, pertenecientes al grupo de las Pteridofitas, llevan más tiempo en la tierra que el propio ser humano. Su procedencia varía según la especie de helecho a la que nos refiramos. Existen helechos originarios de regiones tropicales, de zonas ecuatoriales y también los hallamos en áreas beneficiadas por el clima mediterráneo.

La esplendorosa forma en la que se distribuyen las hojas del helecho, lo han convertido en una planta muy apreciada en interior y muchos lo eligen por su elegancia encima de una mesa, como planta de cuarto de baño o como colgante excepcional. Por otra parte, disponen de un follaje tan llamativo que son ampliamente aplicadas en la realización de arreglos florales. También hallamos especies indicadas para pequeños jardines exteriores.

Pteris. Su enorme resistencia convierte al helecho en una planta con gran capacidad de adaptación. Sus cuidados no implican demasiado esfuerzo: basta con que nos preocupemos de mantenerlos lejos del sol intenso y de lugares muy sombríos. Los expertos recomiendan mantenerla entre los 12 y los 18º. En las casas con calefacción fuerte, el helecho sufre las consecuencias de un ambiente excesivamente seco.

Reproducción y multiplicación
Adiantum. Estas plantas destacan por el absoluto verdor de todas sus hojas puesto que no tienen flores. Igualmente, están desprovistas de semillas, por lo que su reproducción tiene lugar por medio de esporas. Este sistema permite a los helechos reproducirse siempre y cuando se cuente con las condiciones idóneas. Una de las premisas importantes para ello es que exista agua.

Las hojas de los helechos responden al nombre de frondes y es precisamente en ellos donde encontraremos la clave de su reproducción. En las hojas se disponen de forma peculiar los cuerpos reproductores del helecho, llamados soros. Los soros contienen los receptáculos de esporas que, una vez maduros, procederán a crear un nuevo helecho. Señalar que el nombre de estos receptáculos es esporangios.

Asplenium. Dentro de los invernaderos climatizados, se ponen en práctica varias formas para lograr la multiplicación de los helechos. Un modo básico pero complicado es la multiplicación por semillas. Los helechos del género Nephrolepis son multiplicados a través de la separación de estolones y por la división de plantas; método que se aplica igualmente con el Adiantum. Asimismo, existen especies que funcionan muy bien con el cultivo in vitro. La reproducción por esporas es inviable sin las instalaciones adecuadas.

Cultivo y enfermedades
Platycerium. Nos aseguraremos de que el sustrato que sostiene al helecho lleve en su base mantillo o turba y que se mantenga entre los 19 y los 20º de temperatura. El crecimiento óptimo del helecho se produce en sustratos ligeros y porosos. La utilización de un abono es una buena idea, mientras que el riego es fundamental para que el helecho tome sus nutrientes y crezca sin problemas, por eso es importante que este sustrato almacene bien el agua. Así, tendremos cuidado al regarla para no pasarnos con la humedad.

En cuanto a las plagas que atacan a los helechos, hay que destacar las cochinillas, altamente nocivas para las hojas y muy frecuentes. En lo que respecta a las enfermedades, nombrar a las bacterias o pseudomas y al pythium, dos males que atacan ferozmente a los ejemplares jóvenes. Por último, indicar que debemos ser cuidadosos con el riego de la Nephrolepis exaltata puesto que puede ser atacada por la botrytis.

Un catálogo nutrido de especies
Otro de los aspectos en los que se diferencia el helecho de otras plantas es la amplia variedad de géneros y especies en los que se subdivide. Gracias a este cuantioso catálogo, tenemos la posibilidad de optar por el que más nos guste y, al mismo tiempo, por aquél que mejor se adapte a la situación que le asignemos. Te presentamos ejemplos de los más comercializados:

Nephrolepis: anunciar dos especies importantes de este género, la Nephrolepis exaltata de América tropical y la Nephrolepis cordifolia’ de Extremo Oriente. Ambas disponen de un rizoma o tallo subterráneo muy bien desarrollado. La exaltata está mucho más extendida que su hermana cordifolia, existiendo en el mercado diferentes cultivos de la misma. Las dos grandes ventajas de esta planta son, por un lado, su rápido crecimiento y, por otro lado, su versatilidad ya que lucirá perfecta en maceta adornando una mesa o podrá servir de colgante en un rincón.

Pteris: los primeros asentamientos de este helecho se reparten entre Extremo Oriente y Europa meridional. Hay tres tipos de Pteris muy apreciados en la actualidad: serrulata, ensiformis y cretica. Es fácilmente reconocido por sus características hojas verdes y también por aquéllas que tienen una raya en blanco que las corta. Crecen muy rápidamente y son aplicadas a la decoración cultivadas en macetas, realizando composiciones o metidas en terrarios.

Adiantum: este helecho originario de tierras brasileñas responde al nombre científico de Adiantum raddianum. Se trata de un ejemplar que crece rápidamente. Le definen unas hojas con forma triangular y dispone de pecíolos de frondes negras. Los Adiantum son cultivados bajo la supervisión de un invernadero. Si deseamos adquirir uno de estos ejemplares como planta de interior, resultará esencial proveerlo de humedad y alejarlo de temperaturas extremas.

Platycerium: este género nos propone dos helechos muy ornamentales: el Platycerium bifurcatum y el Platycerium superbum. Al primero se le conoce como helecho ‘cuerno de alce’ y al segundo como helecho ‘cuerno de ciervo’. El hábitat original de estas especies son América tropical, Australia y África. Para aportar un toque decorativo a nuestro jardín, podemos cultivarlos al lado de los troncos de los árboles.

Asplenium: estamos ante un ejemplar cuya cuna se localiza en Australia y en la India. Su apodo popular, ‘nido de ave’, no es más que una traducción de su nombre científico Asplenium nidus. El asplenium como planta de interior resulta excelente, pero no hay que olvidar que detesta los ambientes secos y, por otro lado, la veremos crecer lentamente. Sus hojas desprenden un color verdoso muy brillante. También la encontraremos en invernaderos.

Acerca de EstelaR

MegaSitio Mujer
Esta entrada fue publicada en Jardineria. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>